¿Por qué hacer un Gap Year?

La importancia de un barbecho…

El Gap Year es un término anglosajón definido por el Cambridge Dictionary como un período de tiempo durante el cual un estudiante se toma un descanso en sus estudios después de acabar el colegio y antes de empezar la universidad, generalmente invertido en viajar y/o trabajar.

¿Gap Year o Año Sabático? ¿Es lo mismo?

En español se conoce como “año sabático” y, debido a su nombre, ha sido injustamente mal interpretado.

Así pues, con la intención de esclarecer dudas causadas por una confusión semántica y, en homenaje a mi abuelo, persona incómodamente culta a quien, cuando le preguntaba por el significado de un palabro, aún teniendo la respuesta, me hacía ir al diccionario y averiguarlo por mí mismo, he buscado el origen etimológico de dicho término.

La palabra “sabático” procede de la palabra hebrea “shabbat”, “shabat” o “sabbat” y significa poner fin, cesar o parar. El año sabático surge en la civilización hebrea cuando, después de 6 años consecutivos de cosecha, se dedicaba el séptimo año a dejar descansar las tierras, viñas y cosechas mediante una técnica conocida como barbecho. A través de este proceso, se evita la sobreexplotación del terreno y se asegura que las cualidades del suelo no se desgasten, se eliminan las malezas o malas hierbas y se consigue recuperar y almacenar la materia orgánica y la humedad necesarias para la siguiente cosecha. 

Imagino que se intuye por donde voy… Las ventajas de embarcarnos en un Gap Year son ciertamente incuestionables!

Ventajas de hacer un Gap Year

No hay como estar sólo y salir de nuestra zona de confort para entendernos y conocernos más y mejor a nosotros mismos. Como consecuencia de esto, tenemos más claro qué es lo que realmente queremos en nuestra vida y qué no y somos más certeros a la hora de decidir el camino correcto para nosotros. Al salir de un entorno conocido, en el que, por definición, no hay lugar para el desarrollo, nuestra mente se pone automáticamente a trabajar de una manera diferente y nos volveremos personas más originales, eficientes y resolutivas.

Conocer gente nueva

Haremos relaciones nuevas, muchas de las cuales, se convertirán en amistades que conservaremos siempre. No sólo eso, sino que, al conocer y convivir con gente de otros países y sumergirnos en una cultura diferente, acabaremos por entender mejor el mundo en el que vivimos y, casi sin darnos cuenta, nos volvemos más tolerantes y respetuosos. 

Aprender un nuevo idioma

Si la experiencia es en un país donde no se habla Español, no sólo aprenderemos o mejoraremos esa lengua, también nos sorprenderá el encontrarnos pensando de una forma diferente, es la magia del lenguaje!

Madurar y conocerse a uno/a mismo/a

Se suele hablar también de experimentar una “amplitud de miras”, que no es nada más que darnos cuenta de las infinitas posibilidades que existen, tan pronto nos alejamos un poco de aquellas que ya conocíamos. 

Los que reúnen el valor para emprender esta aventura, maduran de manera inevitable en un período relativamente corto de tiempo y, cuando tras un año regresan a su país de origen, suelen tener la sensación de que nada ha cambiado, que todo sigue igual, mientras ellos se ven a sí mismos como personas totalmente distintas a las que eran antes de marcharse, más evolucionadas y maduras.

Independencia

Vivir solos por primera vez, encontrar un primer trabajo o participar en programas de voluntariado son ejemplos de algunos de los desafíos que hacen surgir en nosotros capacidades que antes no teníamos o despiertan aquellas que, simplemente, estaban dormidas. 

Aumentar las opciones y posibilidades de empleo

Existen multitud de estudios que demuestran que todas aquellas personas que han tenido la experiencia de un Gap Year, provocan un interés especial en las empresas a la hora de optar a un trabajo ya que, de ellos se deducen cualidades como la iniciativa, responsabilidad, autonomía, curiosidad, resolución de problemas, superación retos, capacidades comunicativas y, como no, idiomas.

Por todo esto y, como si de un terreno a cultivar se tratase, nosotros también debemos “parar” de vez en cuando y dedicarnos un tiempo para tratar de encontrar el mejor soporte posible para que aquello que queremos cosechar eche raíces, para el crecimiento personal, para medrar, florecer, madurar, labrarnos un futuro… en fin, las metáforas agrícolas son infinitas.

¿Te apuntas?

Tu nombre*

Tu Email*

Tu Teléfono*

¿Qué destino te interesa?
Cambridge, InglaterraToronto, CanadáBray, Irlanda

¿Qué te falta para irte de Gap Year?
Más informaciónPresupuesto

Tu Mensaje*

He leído y acepto la Política de Privacidad.

*Campo requerido

Responsable: Connectors Plus SL, siendo la Finalidad; contacto y envío de información comercial; La Legitimación; es gracias a tu consentimiento.Destinatarios: tus datos no se entregan a terceros. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en hello@connectors-plus.com. Para más información consulte nuestra Política de Privacidad.

Comparte esta noticia con tus amig@s

¿Sabes de alguien que quiere aprender inglés? Comparte y ayudale.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *