Mujeres en la sombra que marcaron la historia

Inicio/Noticias/Mujeres en la sombra que marcaron la historia

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, Connectors Plus, con un equipo mayoritariamente femenino, reafirma su compromiso en la defensa de la igualdad de género y del empoderamiento de la mujer.

Queremos apoyar y defender los derechos de todas y cada una de las mujeres, sin importar su raza, etnia, orientación, ideales, creencias, religión, costumbres, cultura…

Y poner en valor su indiscutible aportación que cada día hacen a nuestra sociedad.

Ejemplos de esta contribución “invisibilizada” durante lo largo de la historia son estas mujeres que, si bien en su época se quedaron relegadas a un segundo plano, sus aportaciones, conocimientos, ideas y motivación dejaron importantes huellas en ámbitos tan significativos como la ciencia, el arte, la literatura y la política.

Frida Khalo, a la sombra del gran Diego Rivera

Mujer que marcó la historia y desarrolló un estilo propio, muy condicionado por su vida y sus raíces mexicanas. Sin embargo, su obra siempre estuvo opacada por la de su marido, Diego Rivera, el primer gran admirador de Frida Khalo. La obra de Khalo  no obtuvo el reconocimiento que se merecía hasta poco después de su muerte, reconociéndose mundialmente al mismo nivel que Rivera.

 

Rosalind Franklin, la gran olvidada del descubrimiento del ADN

Sin su labor, la estructura en doble hélice del ADN no habría sido descubierta, y sin ello, muchos de los avances en genética molecular del siglo XX podrían no haber sido posibles.

Franklin estudió en la Universidad de Cambridge e ingresó como investigadora en el King’s College de Londres, en uno de los más prestigiosos de la época. Consiguió radiografiar la estructura del ADN en la famosa fotografía 51, imagen que permitió que Watson y Crick confirmasen posteriormente su teoría de la doble hélice. No obstante, Franklin nunca obtuvo reconocimiento por su importantísimo papel.

 

Gabrielle Émilie, mujer que tradujo a Newton

En una época donde se restringía el acceso a la educación de las mujeres, surgió una de las grandes matemáticas del siglo XVIII, Emilie du Châlet. Publicó, en el año 1737 una importante investigación que predijo lo que hoy en día conocemos como radiación infrarroja y la naturaleza de la luz. Su gran mente ha sido comparada a la de Horacio y la convierte en la traductora de Newton, pero su relación con el científico mantenida durante 15 años la relegó en un segundo plano. Endeudada y sin compañía murió sin obtener el reconocimiento merecido por su obra.

 

Mileva Maric, a la altura de Albert Einstein

“Hace poco hemos terminado un trabajo muy importante que hará mundialmente famoso a mi marido” es la frase que esta matemática serbia le escribía a una amiga antes de que Einstein publicara los artículos que le hicieron el científico más conocido del siglo XX. Frases como “nuestra investigación” o “nuestro trabajo” hicieron cuestionar la influencia que Maric, su primera mujer, había ejercido sobre la obra de Einstein, ya que su relación iba mucho más allá de lo sentimental, ya que trabajan siempre juntos y eran habituales sus debates científicos.

 

2018-03-07T16:47:25+00:00 miércoles, 7, marzo, 2018|Sin comentarios

Deje su comentario